MyFeed Personalized Content
6-12 meses
Artículo
Add this post to favorites

¿Cuáles pueden ser los síntomas de Anemia por falta de hierro en los niño?

A partir del nacimiento, su hijo va subiendo de peso, talla y también empieza a formar otras células, como las de la sangre. El principal nutriente para la formación de la sangre es el hierro.

2min lectura Jun 9, 2020

El hierro cumple muchas funciones y dentro de ellas, una muy importante es transportar el oxígeno para todos los tejidos del organismo, incluyendo el cerebro.

Por ello, para mantener un nivel normal de hemoglobina (sangre) es necesario consumir diariamente en la alimentación las cantidades adecuadas de hierro.

Los niños a partir de los 6 meses de edad requieren mayor cantidad de hierro en su alimentación diaria. Como a esta edad, aún los bebés no están consumiendo alimentos sólidos en cantidades grandes para cubrir las necesidades de hierro, es importante que el Plan de Alimentación de su bebé cubra las recomendaciones de Hierro.

La absorción del hierro procedente de la leche materna es alta, aproximadamente del 50%. Si bien los niños menores de 6 meses reciben la leche materna como alimento exclusivo, el bebé debe consumirla por el mayor tiempo posible.  

La leche de vaca, además de ser pobre en hierro, produce un sangrado en el intestino en forma oculta y crónica que le ocasiona anemia al bebé menor de 1 año de edad. No se reconoce inicialmente porque el bebé se ve normal, pero posteriormente pueden empezar a presentar anemia franca, desnutrición y retraso del desarrollo.

La deficiencia de Hierro en el organismo puede desencadenar una diversidad de síntomas como:

  • Palidez
  • Disminución del apetito
  • Poca ganancia de peso o talla
  • Irritabilidad
  • Disminución de la actividad física
  • Alteración de la inteligencia, a consecuencia de un pobre desarrollo de las conexiones en el cerebro.
  • Alteraciones en el equilibrio con problemas en la marcha
  • Mal desempeño escolar: los niños con deficiencia de hierro en los primeros años de vida, tienen dificultades en el aprendizaje (déficit de atención, dificultad en la escritura y menor desarrollo del lenguaje).
  • Hiperactividad, niños muy inquietos con dificultad para concentrarse.
  • Mayor tendencia a adquirir infecciones 

El comité de Nutrición de la Academia Americana de Pediatría aprueba los cereales enriquecidos con hierro como una buena elección para la alimentación complementaria  del bebé.