Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Share this MPI List
X

Trucos para el baño: Cómo dar un baño de esponja a tu bebé

A algunos bebés les encanta que los bañen, a otros les toma tiempo adaptarse al baño. Por eso, durante las primeras semanas quizá quieras darle un baño de esponja. ¡Nuestra guía paso a paso para limpiar a los recién nacidos comienza en su cabeza y termina en sus pompas!

Voltar
  • No tienes que bañar a tu bebé todos los días —durante las primeras semanas puede ser más fácil darle un baño de esponja.
  • Con el baño de esponja lavas con cuidado su cara, cuello, manos y pompas.
  • Vas a necesitar un tazón de agua hervida tibia, un tazón con agua caliente, borlas o almohadillas de algodón, un pañal limpio, ropa limpia y toallas limpias.  
  • Lávate muy bien las manos y quítate los anillos y las pulseras.
  • Revisa que la habitación esté cálida y agradable —desviste a tu bebé y colócalo sobre una toalla limpia.
  • El baño de esponja implica limpiar la cara, el cuello y las manos de tu bebé.
  • Los ojos del bebé pueden estar un poco pegajosos después del parto. Humedece una borla o almohadilla de algodón en el agua hervida tibia y limpia con suavidad los ojos de tu bebé desde la nariz hacia afuera, utilizando una pieza de algodón para cada ojo. 
  • Usa un algodón humedecido con agua tibia para limpiar alrededor de las orejas de tu bebé, evitando la parte interna. 
  • Lava el resto de la cara, el cuello y las manos de tu bebé de la misma forma.
  • Si tu bebé todavía tiene vérnix (la capa blanca grasosa) en sus pliegues, déjalo ahí porque ayuda a que se desarrolle la barrera de la piel.
  • Mantén el nudo del cordón umbilical limpio y seco para evitar infecciones —límpialo todos los días con una borla de algodón humedecida con agua hervida y sécalo con suavidad.
  • El nudo del cordón umbilical deberá caerse unos 10 días después del parto —si tienes cualquier preocupación al respecto habla con tu pediatra.
  • El baño con esponja también implica limpiar los genitales y las pompas de tu bebé. 
  • Quita el pañal y lava las pompas y el área genital de tu bebé con un algodón humedecido en agua tibia. 
  • Si lo prefieres, usa toallitas para bebé, pero asegúrate de que no estén perfumadas y que sean especiales para recién nacidos.
  • Antes de ponerle el pañal nuevo, seca suavemente a tu bebé poniendo especial atención a los pliegues de la piel. 
  • Viste al bebé con ropa limpia. Los recién nacidos pierden calor con rapidez, así que es buena idea que uses una cobija.
Buscar

¿Aún no has encontrado
¿Qué estás buscando?

Prueba nuestro nuevo motor de preguntas inteligente. Siempre tendremos algo para ti.